BT

Cuando se pierden las musas

20 de julio de 2015


Un día te levantas y te das cuenta de que lo que tanto te gustaba ayer, sin venir a cuento, ha dejado de interesarte. Entonces es cuando intentas obligarte a ti mismo a hacer eso que tanto te apasionaba pero descubres que ese día no es el mejor para hacerlo. Ni el siguiente. Ni el siguiente del siguiente. Ni el siguiente del siguiente del siguiente. Exacto, estás delante de la llamada crisis creativa, bloqueo, holgazanería perpetua  o comoprefierasllamarlo.

Voy a ser franco con vosotros. Estas últimas semanas he padecido los síntomas de la escriptofobia (palabra que por supuestísimo me he inventado y que bautizo con la definición de ‘miedo incomprensible a escribir y a ser leído’).  Lo malo de sufrir la escriptofobia es que no hay remedio para solucionarla (sí, es sabido por todos que los iburprofenos solucionan la gran mayoría de problemas, pero por desgracia en este caso no sirve de nada).

Entonces, ¿no hay nada que podamos hacer para combatirla, verdad? Exacto.

Lo único que hay que hacer es esperar. La paciència és la mare de la ciència, dicen. Me veo obligado a reproducir uno de los diálogos que más me gustaron de Fulminado por un rayo, de Chris Colfer (a pesar del título que tiene os puedo prometer que es uno de los mejores libros que leí el año pasado):

—No busques ideas, las ideas vendrán a ti. Es una de las sensaciones más alucinantes que se pueden experimentar, encontrar algo sobre lo que escribir, o reparar en algo por primera vez. Es algo que simplemente aparece y te salta a la cara. Entonces ya no puedes pensar en otra cosa y empieza a invadir todo tu cuerpo buscando un sitio por donde escapar y ser expresado de todas las maneras posibles... Es algo muy similar a... a...
—¿A un rayo?
—Sí —respondí—. Eso es, como un rayo.



Mi rayo particular llegó ayer, estaba tumbado en la cama buscando alguna película para ver antes de dormirme cuando me topé con un título que captó mi atención: El arte de pasar de todo. De tal forma que me dispuse a descargar el film de forma superlegal y la vi a los pocos minutos de haberla bajado (alabada sea la fibra óptica). No puedo decir que sea una película que haya cambiado mi vida, es más, no la considero una buena película, más bien una del montón.

Entonces, ¿qué hace tan especial esta película? El protagonista (que si te fijas te das cuenta que es el actor que hacía de Jared y de Simon en Spiderwick ) y su forma de ver el mundo.



George (alias, el prota) cumple con los clichés del adolescente pasota ya creado por Salinger. En él encontré varios puntos en común conmigo, y a medida que evolucionaba la trama (no haré spoiler, puedes seguir leyendo) me di cuenta de que lo que a George le faltaba era lo mismo que a mí: la motivación de llegar a una meta.

Y fue así como ayer a las 00:32 AM conseguí dar fin a mi escriptofobia.

9 comentarios:

  1. Hola^^
    Me alegro de que se te haya pasado la escriptofobia, y espero que no vuelvas a sufrirla nunca más.
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Que forma tan clara y simple has encontrado de definir un problema tan común en mi vida. Y el diálogo que pusiste de Fulminado por un rayo me ha sentado muy bien, quizá porque me resulta tranquilizante el hecho de leer esa verdad en alguna parte y no solo pensarla. Me encanta tu blog, sigue con el, no importa cuantas veces te pesque la escriptofobia jejeje ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Anónimo! Espero que la escriptofobia no me vuelva a pescar :S

      ¡Un saludo! :)

      Eliminar
  3. Querido Pol, no sabes lo mucho que me he podido identificar con esto. Pero suelo padecer más bloqueos mentales que miedo a que la gente me lea o no le guste lo que escribo.
    Me parece que voy a tener que hacerme con ese libro, pues pienso totalmente igual: la ideas tienen que llegar solas. Los que aficionamos a recogerlas tenemos que estar ahí para cuando ellas quieran "saltarnos a la cara", y ya sabremos nosotros dejarnos guiar.
    Me pasó lo mismo pero con la película 'Boyhood', y tampoco tengo idea de por qué se me desbloqueó algo de dentro.

    Mola la patente, ¡espero no tener que usarla mucho!
    ¡Ánimo! Y a escribir, que siempre habrá alguien dispuesto a leer.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Alexandra!
    Exacto, también pienso que debemos esperar a las ideas y estar atentos a que lleguen :)
    He estado a puntito de mencionar Boyhood en esta misma entrada jaja, ¡es una de mis películas favoritas!

    ¡Un saludo! ^^

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Defines genial la escriptofobia y me gusta bastante tu manera de escribir. :)
    Además, es curioso porque justo ayer escribí sobre esto Ö
    Por cierto, he visto la película y opino igual que tu respecto a ella.
    Buen post, ¡nos leemos! (:

    ResponderEliminar